Trascender

¿Qué es trascender? Grandes han sido las ideas y pensamientos en relación a la trascendencia. Lo llamo “El evento espiritual del ser”, porque la esencial trascendencia no proviene de la materia sino de la formación,

la enseñanza y el conocimiento que vamos adquiriendo con el paso del tiempo y a través de aquellos seres humanos que han sido memorables a lo largo de nuestra propia existencia.

Una vez más descubrimos que la teoría o la idea de la muerte como nos la han hecho creer a lo largo de nuestra vida ya sea programada por dogmas religiosos, culturales o por medio de la tradición, en realidad no existe. Se dice que la muerte es solo el estado físico material del cuerpo humano, donde el ser deja la experiencia material en la tierra, para fundirse en uno con la fuente de la vida eterna.Resultado de imagen para TRASCENDER

Eso no significa que no duela la muerte de un padre, una madre o de una persona cercana a la que amamos ¡Claro que duele! Nos duele el alma al sabernos lejos de ellos. Quien ha vivido una perdida tan cercana de un ser amado, comprende estas palabras. Pero el tema de hoy no es la pérdida, sino la trascendencia que deja esa persona al momento de partir.

Existen personas que trascienden en vida por medio de sus obras o acciones, convirtiéndose en un ejemplo para la humanidad, pero también existen otras con una vida sencilla y modesta de las cuales no es sino hasta su muerte que logran ser conocidas o trascender a través de sus obras, tal es el caso de los grandes artistas como Amadeus Mozart, un extraordinario genio que murió en la miseria a pesar de su exquisito talento musical; o como el artista holandés Vincent van Gogh, por quien el color era el símbolo principal de expresión y, a pesar de su genialidad artística, vendió una sola de sus obras en toda su vida sin embargo, en la actualidad son cotizadas en miles incluso en millones de dólares. Así como estos dos grandes artistas, podría citar a muchos más que fueron menos preciados en vida y magnificados después de su muerte. De los cuales, su trascendencia va mucho más allá de cientos incluso miles de años en diferentes áreas como: arte, ciencia, tecnología, derechos humanos o religión.

Con esta cita de ejemplos, no pretendo que seamos unos genios o que desarrollemos aspectos de intelectualidad, ciencia o arte en nuestras vidas para lograr una trascendencia efectiva. Pero sí puedo decirte amigo mío,  que el reto más grande de un ser humano ordinario y común como tú y yo, es lograr la trascendencia en vida ¿Cómo se logra eso? Muy simple, se logra a través de los valores, la educación, las acciones, el comportamiento y los aspectos espirituales con los que siempre nos hemos desenvuelto a lo largo de nuestra existencia y que se transmitirán como una herencia a nuestros hijos.

Es por esa razón que al referirme al evento espiritual del ser, como lo es la trascendencia, hablo de trascender con responsabilidad, formando seres humanos con un legado espiritual y con esto, no me refiero a que se deban integrar a un grupo religioso, puesto que existe una diferencia muy marcada entre religión y espiritualidad que, aunque tiene mucho que ver con la trascendencia, lo expondremos en la próxima columna.

Somos el espejo de nuestras propias acciones que serán transmitidas como herencia a nuestros hijos, ahí prevalecerá nuestro legado por siempre. Dicho de otra manera: viviremos en la forma en que nuestros hijos, orientarán y educarán a los suyos. Tomaran nuestra esencia como ejemplo y es ahí donde trascenderemos y seguiremos vivos por medio de ellos.

El honrar en vida tanto a las personas que amamos como a nuestros semejantes, ese es el mejor legado espiritual que podemos heredar a los nuestros. Formemos con responsabilidad y hagamos de este mundo un mejor lugar para vivir, con igualdad, equilibrio y amor.

Fátima Iribe.                             

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.