La brujería o manipulación energética y los curanderos

El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir. Alejandro Dumas (1802-1870) Escritor francés.


El tema de la brujería o como yo le llamo: “Manipulación energética”, es uno de los temas del que la mayoría hemos escuchado desde que éramos pequeños. Algunos creen, otros no tanto y otros pocos viven obsesionados entre brujos y curanderos.

La brujería no es otra cosa, que el conocimiento que se emplea para alterar los acontecimientos naturales del día a día o/y manipular la voluntad de las personas a conveniencia, con el fin de la dominación mediante técnicas o prácticas de hechizos o rituales mágicos.

Existe mucha desinformación referente al tema de las brujas o de la brujería. En la edad media y durante el oscurantismo, cuando la iglesia tenía un poder excepcional e influyente sobre los reinados y gobiernos. Para los inquisidores religiosos, todo era herejía o blasfemia. Las personas que utilizaban los beneficios de la herbolaria para curar (de ahí el término curanderos), de inmediato eran quemadas en la hoguera o torturadas hasta la muerte con espantosas herramientas de martirio. Pero también existían esas otras mujeres u hombres gnósticos quienes brindaban tributo a la tierra y a la naturaleza con respeto y profundo amor espiritual sin embargo, esa incansable persecución inquisidora, llenó de rencor el corazón de muchos que cambiaron esas enseñanzas y decidieron defenderse realizando rituales y lanzando hechizos, abriendo portales oscuros y maldiciendo a la creación con su odio y vanidad.      

Un curandero místico y emblemático de la ciudad, es el Padre Orozco o al que cariñosamente llaman “Padre Jeringas”, quien se ganó dicho apodo por su labor de sanación mediante la oración en los hospitales de la ciudad, rociando agua bendita con las jeringas a los enfermos o bautizando a los bebés prematuros o en condiciones delicadas con dicho objeto. Este extraordinario sacerdote fuera de lo convencional, tiene el don de la sanación así como habilidades psíquicas y sobre todo de la “Bilocación”, que es el término utilizado para describir un fenómeno paranormal, sobrenatural o divino, en el cual una persona estaría ubicada en dos lugares diferentes al mismo tiempo. El padre jeringas es un sacerdote herbolario con conocimientos gnósticos y el único autorizado para realizar rituales de exorcismo. “El maligno no tiene vacaciones, yo solo soy un instrumento que el señor guía para ayudar a los hermanos que lo necesiten”.    

El padre jeringas dijo en una ocasión mientras lo cuestionaban sobre su habilidad de estar en dos lugares al mismo tiempo: “Eso depende del Señor, y lo da a quien quiere y cuando quiere, no depende de mí. No puedo usar ese don cuando yo quiera. Ese don el señor me lo ha dado”

Otro extraordinario ser humano que he tenido la oportunidad de conocer y que posee grandes cualidades y sensibilidad espiritual, es una mujer muy querida en San Ignacio, ella es Doña Toñita quien ha consagrado gran parte de su vida para dar ese apoyo a personas que fueron afectadas mediante trabajos de manipulación energética o como se dice en lenguaje coloquial, “trabajos de brujería”. 

Al momento de tener frente a mí a Doña Toñita, vi a una mujer de edad avanzada con hermosos ojos azules de tierna mirada que armonizaba su rostro con una dulce sonrisa. Inmediatamente sentí esa personalidad llena de luz que me impactó. Ella es de esas personas de las cuales sientes deseos de abrazar al momento de ver (muy pocos surten ese efecto en los demás).

Toñita es sanadora y psíquica desde muy pequeña; una mujer sencilla con fuertes creencias religiosas y una gran conexión con ese mundo etéreo. “La gente mala no descansa, siempre están fregando al bueno por las envidias que hay por todos lados, mija”.

“Las personas vienen aquí cuando se sienten atrapadas, tienen pesadillas o traen una muy mala racha que les hace perder hasta a sus familias, y la causa de todo esto es la envidia que es el peor de los pecados, he tenido que deshacer trabajos que se hacen desde los que se dicen mejores amigos hasta entre los propios hermanos. Pero existe nuestro Padre santísimo que siempre está al pendiente de todos nosotros que somos sus hijos. Él nunca nos va desamparar” 

Toñita es una de las pocas curanderas de pueblo que viven al servicio de quienes las necesitan y no tratan de utilizar a las personas para su propio beneficio económico. “Esta habilidad que Dios me ha dado, no es para hacerme rica o millonaria como muchos otros que conozco, es únicamente para servir, ayudar y proteger a las personas en nombre de mi padre santísimo, de toda esa porquería que hay en el mudo de gente sucia y sin escrúpulos, que no tienen temor de Dios. Cuando ayudo a alguien por medio de mi Padre, las personas me dan lo que ellos deseen. Yo no cobro por esto porque esto no es mío”.

Comprendo que muchas personas no crean que exista la brujería o la manipulación energética, sin embargo no podemos negar que existen personas con mala armonía vibratoria y con la firme intención de dañar a los demás.

Como seres creadores que somos, en ocasiones no se necesita recurrir a hechizos o rituales oscuros para afectar a otros, desde el momento que ponemos una intención a lo que deseamos, estamos o afectando con magia oscura o bendiciendo con nuestros buenos deseos. Hay personas que son más vulnerables que otras o susceptibles a recibir este tipo de energías dañinas, es aquí cuando aparecen estas personas como Toñita o el “Padre jeringas”,  siempre dispuestos a ayudarnos a salir de esa mala racha que nos hizo vulnerables a perder nuestro camino por la vida.

Amigo lector, no te pido que creas o dejes de creer en eventos sobrenaturales, eso depende tanto de tu personalidad como del tipo de creencias que te hayan inculcado en de tu familia, lo que no podemos negar es que evidentemente hay algo más allá de este mundo físico, que debemos conocer. Formemos nuestro propio criterio con base en nuestra investigación ¡claro! Siempre con respeto a los demás y a nuestras propias creencias espirituales.

Existen personas que llegan a nuestro tiempo por alguna razón de una forma “causal”, nos brindan el apoyo que necesitamos para continuar con nuestras vidas, esos grandes seres humanos se convierten en un puente importante que nos ayuda a continuar con nuestro camino cuando hemos perdido el rumbo.