Sin Etiqueta MORENA Y EL 2018 ADÓNDE VAN EL PAN Y EL PRD

Cuál será el destino del pretendido frente nacional electoral donde confluirían el Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática que, más que buscar derrotar al PRI, parecieran encaminados a realizar


el trabajo sucio que impida la victoria de MORENA y de su abanderado Andrés Manuel López Obrador.
Panistas y perredistas no hicieron alianza entre ellos en la reciente elección del Estado de México, pero, a sabiendas de que no lograrían la victoria, a quererlo o no, tampoco hicieron aportación alguna para que MORENA, que si tuvo gran posibilidad de triunfo, derrotara al PRI en la entidad más importante del país.Resultado de imagen para LOPEZ OBRADOR

¿Mezquindad, compromisos con el PRI, vaya usted a saber, pero no es la primera vez que panistas y perredistas no están del todo deslindados de los intereses del PRI hoy gobernador por el grupo Atlacomulco.
Recordemos que en el 2016 la probable alianza entre el PAN y el Partido Sinaloense le hubiera infringido una clara derrota el PRI en nuestra entidad, sin embargo la dirigencia nacional panista hizo todo lo posible para evitarla.
Cómo no sospechar de componendas entre panistas y perredistas con el PRI, si fueron juntos con el partido de Enrique Peña Nieto, en la aprobación de las llamadas reformas estructurales, que hoy afectan claramente a los mexicanos y que, hay que recalcarlo, le cobrarán fuerte factura a la partidocracia.

Indudable que el PRI acaparó hace días la atención de la opinión pública con la celebración de su asamblea nacional.
Digamos que más allá de quitar los candados que prohibían una candidatura ciudadana a la Presidencia de México, no hubo nada extraordinario en los acuerdos de los priístas.
Se equivocaron quienes presagiaron barruntos de división al interior del partido de Peña Nieto, pero en contraparte tampoco se logró ni la unidad ni el entusiasmo que los encamine a la victoria en el 2018.

Resultado de imagen para PRD PANPrecisemos de paso que aunque la mayoría de las encuestas y sondeos rumbo al relevo presidencial del 2018 favorecen claramente a MORENA y a Andrés Manuel López Obrador, el PRI no está derrotado todavía.
Si a Andrés Manuel le enseñaron algo sus derrotas en el 2006 y 2012, habrá entendido la importancia de saber administraron la ventaja en las preferencias electorales, y fundamentalmente, no creerse ni sentirse presidente, antes de ganar la elección.

Ciertamente el PRI está hoy en el tercer lugar de las preferencias electorales, pero sigue siendo el mandón a la hora de contar los votos en los comicios. Que las elecciones en el Edomex y en Coahuila nos sirvan de ejemplo, porque ahí los organismos electorales estuvieron, tristemente, acatando las instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto.
Seguramente intentarán hacerlo de nuevo en el 2018.
Concluyamos con que todavía hay mucho que ver en los caminos del 2018.

Así están las cosas…

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.