El PAS, partido en ascenso vertiginoso

No se puede atravesar el mar simplemente mirando el agua. Rabindranath Tagore


 

A cinco años de su fundación el Partido Sinaloense (PAS) se ha consolidado como un partido fuerte, el instituto político estatal de más crecimiento en el país y en el más preciado candidato a establecer alianzas por los partidos nacionales que buscan obtener triunfos en Sinaloa en el proceso del 2018.Resultado de imagen para CUEN OJEDA

 Así, mientras los otros partidos se debaten entre la incredibilidad de la ciudadanía cansada de escuchar promesas incumplidas, corrupción, fracasos en programas que no aterrizan a las bases de la sociedad mexicana, confrontaciones internas, etc., el PAS ha venido avanzando a paso firme creciendo en membresía y en la opinión ciudadana gracias al trabajo permanente de sus cuadros y los resultados que arrojan sus participaciones en los puestos de elección popular a los que han accedido gracias al voto popular.   

 Surgido en el 2012 para debutar en el proceso electoral del 2013 con la candidatura del MC Héctor Melesio Cuen Ojeda a la gubernatura de Sinaloa, si bien no obtuvo el triunfo en cuando al principal puesto en disputa, si logró 28 regidores (26 plurinominales y 2 de mayoría) en los 18 municipios de Sinaloa y 3 diputados de representación proporcional que le permitieron crear su propio grupo parlamentario​ en la LXI Legislatura local.

 En esa primera participación electoral el PAS logró obtener 124 mil 270 votos.

 Tres años después, el PAS, en esta ocasión en alianza con el Movimiento Ciudadano, vuelve a participar con Héctor Melesio Cuen como candidato al Gobierno de Sinaloa, duplicando la votación del proceso anterior al lograr 267,029 votos desplazando al Partido Acción Nacional hasta el tercer lugar como fuerza política.

 Y si bien Cuen no alcanzó la victoria en su candidatura si podemos considerar un triunfo el avance logrado en la captación  del voto popular y sus resultados adjuntos:

 Tres Presidencias Municipales: Angostura con José Manuel Chenel” Valenzuela López,  Mocorito con  Guillermo “Memo” Galindo Castro y Cosalá con Carla Corrales Corrales.

 Por el volumen de votos aumentó de tres a seis diputados locales fortaleciendo su fracción parlamentaria que es coordinada por el Dip. Víctor Antonio Corrales Burgueño, quien por cierto presidirá la Mesa Directiva de la  LXII Legislatura a partir del primero de octubre próximo.

 Con Corrales Burgueño forman parte de la fracción pasista  Gerardo Martín Valencia Guerrero, Jesús Angélica Díaz Quiñónez, Alba Virgen Montes Álvarez, Rafael Mendoza Zatarain y Soila Maribel Gaxiola Camacho.

 Además también incrementó su representación en los Ayuntamientos sinaloenses al pasar de 28 a 47 regidores.

 Indiscutiblemente un gran avance para un partido local nuevo que al momento de esa segunda participación electoral solo tenía cuatro años de vida.

 Hoy a lo largo de esos cinco primeros años, el Partido Sinaloense ha alcanzado una afiliación de 134,579 ciudadanos.

 Aunque por indicaciones del Instituto Nacional Electoral a todos los partidos políticos el PAS ha entrado en un proceso de reafiliación que se realiza en tres etapas.

 En la primera alcanzó poco mas de 60 mil ciudadanos reafiliados, ya validado este proceso por el INE. En la segunda etapa la cifra ronda los 40 mil y vendrá la tercera etapa que seguramente habrá de superar la cifra de afiliación que ya tenía, o sea los 134,579 ciudadanos.

 ¿A que se debe ese crecimiento vertiginoso, sin precedentes?

 Mucho se ha cuestionado a Héctor Melesio Cuen y al PAS sobre la ingerencia de la o con la Universidad Autónoma de Sinaloa aprovechando la fuerza cuenista que permanece en la institución.

 Se ha criticado que se ha aprovechado de la fuerza universitaria para su crecimiento.

 Pero los críticos no toman en cuenta que, si bien hay participación de universitarios y/o ex universitarios en las filas pasistas pero pocos o nadie quiere ver que las actividades que realizan llevan beneficios verdaderos, no “mejoralitos” a lo largo y ancho del Estado en beneficio de campesinos, colonos, trabajadores, etc.

 O sea, donde se requiere de verdadera atención.

 Ahí está el trabajo permanente que realizan las brigadas del PAS en todos los municipios del Estado. Por citar algunos:

 Los huertos familiares programa que ha repartido 135 mil 100 huertos y que es solo uno de los 60 programas sociales gratuitos que tiene en marcha ese partido; PASalud, que ha ofrecido casi medio millón de servicios gratuitos a través de las brigadas de servicio; consultorios médicos en los 18 municipios que ofrecen atención gratuita en forma permanente; La Tríada, que otorga exámenes sobre todo a adultos mayores para detectar si hay hipertensión arterial, diabetes y obesidad, y a quienes dan positivo a alguna de estas enfermedades se les proporciona asesoría para que lleven a cabo un régimen nutricional adecuado al padecimiento; SchoolPAS English Program, donde se imparten clases de inglés en el que se ha atendido a más de 24 mil niñas y niños; VacuPAS en la sierra de Sinaloa, en el que se han vacunado contra cuatro enfermedades distintas a más de 30 mil cabezas de ganado.

 Esto es solo una parte de los programas que tiene en vigor este partido entre los que también se cuentan cientos de eventos culturales, deportivos, de convivencia, de bicicleta, noches bohemias, etc.

 Además de los programas habrá que referir que los funcionarios pasistas electos, muy especialmente los diputados, han tenido un importante desempeño en pro y en defensa de los ciudadanos sinaloenses.

 El propio Héctor Melesio Cuen recorre permanentemente el Estado a la vez que impulsa reformas en las Cámaras del Congreso de la Unión como la segunda vuelta electoral y la revocación de mandato.

 Esa actividad de este Partido Sinaloense es inusitada, no la tiene ningún otro organismo político que solamente entran en actividad partidos y aspirantes a nominaciones cuando se acercan los procesos electorales.

 Esa inactividad y el descrédito de los institutos políticos ya conocidos contrastan con el nuevo partido que acaba de cumplir apenas cinco años.

 Estamos por entrar a un nuevo proceso en vías de las elecciones del 2018 en las que habrá de renovarse Presidencia dela República, las dos Cámaras del Congreso de la Unión y en Sinaloa los 18 Ayuntamientos y el Congreso local.

 El PAS, de acuerdo con la legislación electoral no puede participar en las elecciones federales pero si en las locales y como los procesos irán juntos es obvio que los partidos nacionales buscan desde ya una alianza con el Partido Sinaloense que, por su estructura, su membresía y el trabajo permanente que realiza es quien podrá inclinar la balanza en favor de aquel partido que lo lleve de aliado de facto en ese proceso.

 Lo saben las dirigencias de los partidos que han tenido acercamientos con Héctor Melesio Cuen, quien manifiesta simpatías por alguno o algunos, pero no les dice ni si ni no.

 Analiza las propuestas y se decidirá por la que mas convenga a su partido.

 Aquí observamos la posibilidad de que con quien haya alianza, Cuen tendrá abiertas las puertas del Senado, por ahora. E importantes posiciones a nivel local, es decir Ayuntamientos y Congresos.

 De ahí en adelante, el crecimiento del PAS seguirá y para el 2021 estará listo para llegar por la puerta grande a ese proceso.  

 Y así será mientras los otros partidos, especialmente PRI y PAN sigan debatiéndose entre intereses grupales y corruptelas.

 De Morena, habrá que ver su verdadera realidad y la del mesianismo en el 2018.

 Todos ellos deberán de entender lo expresado por Rabindranath Tagore: “No se puede atravesar el mar simplemente mirando el agua”.

 

¡Hay que lanzarse al agua y nadar!