Los árboles son fundamentales para la vida en nuestro planeta

  • Un árbol es nuestro contacto más íntimo con la naturaleza.”-George Nakashima/Arquitecto


 

Los árboles son unas plantas más que increíbles. Cada uno de ellos es un ecosistema en sí mismo, un ecosistema que se ha tratar de cuidar, del mismo modo en el que ellos nos cuidan a nosotros.

Los árboles y plantas son muy importantes para todos los nosotros, pues sin el oxígeno que expulsan sus hojas la vida en la Tierra sería muy distinta. La importancia de los árboles radica, pues, en que sin estas maravillosas plantas el planeta sería un desierto.

Los árboles, al igual que todas las plantas que tienen clorofila, realizan la fotosíntesis. Para así convertir la materia inorgánica en materia orgánica, es decir, en alimento gracias al cual pueden crecer y desarrollarse correctamente.

Si tuviera las hojas secas y/o afectadas por plagas, este proceso se intentaría hacer por supuesto, pero la planta tendría muchas dificultades. Asimismo, no es importante sólo tratarlos contra las plagas, sino también hay que evitar que el polvo se acumule en la superficie de sus partes foliares, y que el agua permanezca demasiado tiempo en ellas. En el caso de que no lo hagamos, no podrían hacer la fotosíntesis, y por lo tanto tampoco expulsarían oxígeno.

 Y…, ¿cuánto aire respiramos al día? Bastante. Inspiramos y espiramos entre 5 y 6 litros de aire por minuto, que en 24 horas son entre 7200 y 8600. Gracias a este proceso, absorbemos el oxígeno y expulsamos el dióxido de carbono. Justo lo contrario que durante la fotosíntesis. Se podría decir que las plantas y los seres humanos se ayudan mutuamente a vivir.

Sin embargo, se necesitan la asombrosa cantidad de 22 árboles para suplir la demanda de una persona al día. La deforestación nos está perjudicando a corto y a largo plazo, poniendo en riesgo nuestra propia supervivencia, y si no hacemos nada, la Tierra se quedará sin sus pulmones.

También hay muchas especies arbóreas cuyo fruto es comestible: manzanos, naranjos, nogales, madroños, avellanos… Todos ellos son ideales para tener en un jardín, plantados junto al huerto por ejemplo. No hay nada como cosechar tu propio alimento, y aquel que tiene un frutal o varios en casa, podrá degustar el auténtico sabor de la naturaleza.

Pero en función del clima habrá que escoger unos u otros, ya que no todos necesitan las mismas horas de frío para florecer, ni soportan las mismas temperaturas.

Los árboles previenen la erosión manteniendo la humedad del suelo. Lo hacen gracias a sus raíces, que profundizan en el mismo. De esta manera, la planta no sólo se mantiene bien anclada, disminuyendo el riesgo de que el viento pueda moverla, sino que además, evita que el terreno acabe sin vida.

Los árboles también disminuyen la contaminación acústica, nos protegen del sol y nos refrescan, extraemos la madera, embellecen el paisaje, entre varias cosas más. Por eso es de suma importancia darles a todos los árboles del mundo el lugar que se merecen, dado que son parte de nuestra vida en todos los sentidos.